Las promesas del videojuegos español se vuelven a ver en iDÉAME

¿Y para qué demonios sirve un congreso? Seguro que más de uno se lo habrá preguntado alguna vez