El segundo cuarto deja unas pérdidas de más de 184 millones a Nintendo