Mes: febrero 2012

DOWNLOADABLE CONTENT

DLC. Esas tres letras demoniacas que ha definido a toda una generación de consolas de sobremesa, el mal que para muchos nunca debió  convertirse en una costumbre en el mundo de los videojuegos, llega a Nintendo 3DS.
Antes de que os lancéis hacia mi persona diciéndome que ya existía en vuestra portátil (figuras de Street Fighter, Pokédex 3D, etc), ya deberíais saber que me refiero a los DLC de pago, pero… ¿Realmente es un buen movimiento por parte de Nintendo permitir este tipo de negocio en el que nunca antes se había adentrado?

Para empezar y por si alguien no lo sabe explicaré brevemente lo que es un DLC.
DLC son las siglas en inglés de DownLoadable Content, que traducido a el idioma de Cervantes viene a significar “Contenido Descargable”. Su finalidad principal es la de añadir material adicional (fases, escenarios, trajes, personajes, etc) vía descarga a un juego que ya este en el mercado. ¿Suena muy bien verdad? Es una manera estupenda de expandir y darle vidilla a ese juego que te gusta tanto pero que ya no podías exprimir más.

Voy a contestar rápidamente a la pregunta que hacía anteriormente, y personalmente creo que es un buen movimiento por parte de Nintendo, y como opinión personal creo que el DLC es bueno, tanto el gratuito como el de pago. Tengo el total convencimiento que la industria del videojuego lo necesitaba pero aun así tengo miedo. Ya os he descrito las bondades del DLC pero toda moneda además de su cara, tiene su cruz.

¿Qué os parece si os ofrezco 4 karts nuevos para el Mario kart 7 por 15 Euros? No se a vosotros pero a mi se me torcería bastante el gesto, ya que me pensaría seriamente si realmente merece la pena pagar tanto dinero por tan poco. Por desgracia, ese gesto torcido se ha convertido en costumbre en esta generación de videoconsolas, recibiendo DLC con contenido mínimo a un precio absurdamente elevado, pasando de la ilusión por complementar su juego favorito a pensar cosas más feas de la compañía que ha creado un juego que le ha divertido durante tantas horas. Obviamente una desarrolladora de videojuegos es una empresa privada y puede poner sus DLC al precio que a ellos les convengan, y es nuestra decisión comprarlos o no.

No son pocas las desarrolladoras que tienen esta políticas de DLC, desarrolladoras con un gran nombre y que tenían una muy buena y merecida fama, las que ahora son repudiadas indistintamente de si sus productos tienen la calidad para ser comprados, solo porque ofrecen este tipo de DLC. Y ese es el miedo que tengo, que a Nintendo le suceda lo mismo.  La gran N lleva mucho tiempo sin entrar en este negocio, y entiendo y creo necesario que debe entrar, y que es algo favorable para las dos partes (Nintendo y sus usuarios), pero debe comprender que un DLC debe ser un valor añadido, y nunca un precio añadido, pues puede volverse en su contra.

De momento todo es incertidumbre pues no sabemos que tipo de política adoptarán para este tipo de negocio, pero una buena o mala decisión al respecto puede significar que en vez de descargar y disfrutar sus DLC, lo que descarguemos directamente sea  nuestras iras sobres ellos, y, a día de hoy, y con la crisis que azota al mundo, es un flaco favor a este pasatiempo que amamos tanto.

¿Cuál es vuestra opinión sobre los DLC?

David Romera Aguilar.